loader image

Blog Miasa.

Aquí conocerás nuestras últimas noticias.

La importancia de los equipos portátiles, para el control de calidad.

Las mediciones que se consiguen con sistemas de metrología portátiles no se ven afectadas por las condiciones del entorno, como vibraciones o cambios de temperatura, por lo que se muchas labores de inspección y control de calidad se pueden hacer en la misma línea de producción.

Los responsables del control de calidad tienen la difícil tarea de verificar y garantizar que las piezas fabricadas cumplan los requisitos, las especificaciones y las exigencias de los clientes. La herramienta más común utilizada hasta ahora para este fin es una máquina de medición por coordenadas (CMM), cuyo uso está muy extendido en el sector por su alta precisión de medición. Pero hoy en día existen instrumentos de metrología alternativos capaces de medir con gran precisión a pie de taller, lo que permitirá descargar de trabajo a la CMM, evitando que el flujo de trabajo sufra embotellamientos.

Cada vez se exigen productos de mejor calidad.

Los consumidores están cada día más informados y emplean tiempo en comparar y valorar las diferentes opciones del mercado, antes de adquirir el producto perfecto. El interés por los productos de calidad aumenta cada año y para poder ofrecer lo mejor del mercado, los fabricantes son muy conscientes de que deben controlar la calidad de su producto y de su sistema de manufactura. Los controles de calidad están presentes en todas las etapas del proceso de fabricación y deben responder a las exigencias de sus clientes. Para ello, los gerentes invierten en sofisticaos equipos de metrología y personal especializado.

Cada vez las exigencias son más altas.

Los estándares de control de calidad son cada vez más exigentes y los sistemas de control se deben optimizar para cumplir con lo exigido sin que ello suponga un mayor tiempo de fabricación o retrasos en la entrega del producto al cliente. Se necesitan entonces equipos de medición más precisos, rápidos y fiables, así como personal cualificado en el manejo de estos sistemas.

Existen dos maneras de aumentar los controles de calidad de una empresa: Aumentar la cantidad de equipos de medición o aumentar el personal.

La compra de nuevos equipos de medición no solo supone una gran inversión de tiempo y dinero de manera inmediata, también supone costes de instalación, mantenimiento y formación de personal. Pero también hay que tener en cuenta que estos equipos ocuparán un espacio muy valioso en el laboratorio de metrología, donde se deberá controlar la temperatura, la humedad, las vibraciones o cualquier otro factor que pueda afectar a la fiabilidad de las mediciones.
En cuanto a aumentar el personal, todos sabemos que no es fácil encontrar expertos en metrología, por lo que las empresas optan por formar a los nuevos empleados en al manejo de la CMM, con el coste de tiempo y dinero que ello conlleva.
Por todo ello, no es de extrañar que los gerentes decidan usar los equipos disponibles al máximo de su capacidad antes de plantearse incorporar equipos y personal nuevo. Esta decisión puede afectar a todo el proceso de producción por no poder evitar los cuellos de botella que supone hacer un buen control de calidad tal y como se exige hoy en día.
Para evitar las consecuencias de los embotellamientos en el proceso de producción, con la grave consecuencia de la demora en la entrega a los clientes, los responsables del control de calidad a menudo optan por reducir la frecuencia de las inspecciones o la cantidad de muestras. O decidan no hacer inspecciones en etapas intermedias y hacer sólo la inspección final antes del envío al cliente. Es evidente que esto afecta a la calidad final del producto y al tiempo de fabricación, ya que es posible que muchas piezas deban rechazarse cuando ya están terminadas y se han comprobado como defectuosas en el último momento, sin posibilidad de corregirlas.

Pero esto es inevitable si saturamos la CMM con todos los trabajos de medición. La CMM no puede con todo, ni es todo lo ágil que requiere un control de calidad eficaz.

Las ventajas de disponer de equipos de metrología portátil para trabajos de control de calidad en las diferentes etapas de la producción son muchas:
  • Flexibilidad: se pueden medir piezas de diferentes tamaños y todo tipo de texturas, también brillantes y negras.
  • Exactitud: realiza mediciones de grado de metrología para descargar de trabajo las CMM.
  • Confiabilidad: proporciona la certeza de mediciones exactas y precisas sin que se vean afectadas por el entorno.
  • Disponibilidad: los operarios pueden disponer del equipo sin esperar turno y a pie de taller.
  • Portabilidad: puede medir piezas fuera del laboratorio, en cualquier lugar, incluso en el exterior.
  • Facilidad de uso: no requiere capacitación cualificada y su uso es fácil y práctico. No requiere instalación.
  • Rapidez: capaz de medir en pocos minutos sin necesidad de trasladar la pieza.

Las empresas no se pueden permitir el lujo de renunciar a controles de calidad eficaces.

en_USEN